Editorial

Editorial

El cielo ya no es una esperanza,

sino tan sólo una expectativa.

El infierno ya no es una condena,

sino tan sólo un vacío.

El hombre ya no se salva ni se pierde

tan sólo a veces canta en el camino.

Poesía Vertical VI, Roberto Juarroz

La caja de Pandora

En una de las tantas versiones del mito de Pandora, leemos que hubo un tiempo en que sólo los dioses existían, sin seres mortales sobre la tierra. Pero cuando el tiempo destinado a la creación de estos últimos se cumplió, los dioses formaron a los hombres en las entrañas del universo, mezclando tierra, fuego y otros elementos. Los dioses enviaron a los hermanos Prometeo y Epimeteo a que cuidaran de los mortales y ayudaran a diseminar la humanidad. Pero Prometeo, en una picardía que luego le costaría muy caro, robó el fuego sagrado, desatando la ira de Zeus. Deseoso de vengarse, Zeus le presentó a su hermano Epimeteo una mujer llamada Pandora, con quien se casó. Como regalo de bodas, Pandora recibió un misterioso pithos—una tinaja ovalada, una especie de ánfora que actualmente es conocida como una caja— con instrucciones de no abrirla bajo ninguna circunstancia. Pero los dioses habían otorgado a Pandora una gran curiosidad, por lo que decidió abrirla y ver qué había dentro. Al hacerlo, escaparon de su interior todos los males del mundo: ambición, ira, pobreza, dolor, plagas. Cuando Pandora atinó a cerrarla, sólo quedaba en el fondo Elpis, el espíritu de la esperanza.

Nuestro dossier propone mirar en el fondo de esa caja. Rescatar la esperanza del derrotero discursivo de la era PRO, interpelarnos a través de cuatro propuestas que se detienen a reflexionar sobre la propia definición de esperanza, los sentidos que adquiere y los que desestima cuando se cruza con la filosofía, la teoría política, la religión. Lo que la esperanza permite movilizar, lo que nos impide ver, los límites que nos impone. En los cuatro artículos, ésta aparece como una pasión performativa y anuda pasado, presente y futuro. La esperanza, más o menos inocente, se dispara hacia el futuro y envuelve el presente basada en el pasado. O diríamos mejor, en alguna versión de éste o un particular diagnóstico de lo que fue.  

Encendimos Linterna. No sólo porque queremos luz, sino porque entendemos que las oscuridades también nos van marcando el paso. Abramos ahora la caja de Pandora.